La mermelada es uno de los productos tradicionales de mayor consumo, pero ¿por qué parece estar limitada a ser degustada solo en el desayuno? lo siguiente que es perfecta para cualquier hora del día. 

Productos gourmet, una garantía de calidad 

Ir a una tienda que venda este tipo de productos y pararse a comprobar las diversas variedades de esta confitura no deja de ser una experiencia digna de vivir en primera persona. Sin embargo, este producto parece tener un estigma complicado de eliminar por los motivos siguientes: 

–Se considera demasiado calórico. La versión con azúcar aporta 246 calorías cada 100 gramos (unas cuatro cucharaditas de café). Sin azúcar ronda las 150 calorías por lo que se puede degustar en cualquier momento del día sin problemas. 

– Hay una idea preconcebida de que su ingrediente principal siempre va a ser algún tipo de fruta. Por suerte, también hay mermeladas de hortalizas que pueden usarse como guarnición de cualquier tipo de ingrediente. Carnes y pescados agradecen este magnífico complemento consiguiendo subrayar los matices gustativos de cada receta con gran facilidad. 

– Solo se puede disponer sobre el pan. Otra falsedad. Una cucharada de este producto puede cambiar el sabor de un lácteo- yogures y helados principalmente-, ser una cobertura perfecta para una tarta o incluso convertirse en un pequeño capricho para degustar en cualquier momento sin acompañamiento alguno. 

– Parece un producto pasado de moda. Para muchos no deja de ser casi un recuerdo del pasado y prefieren usar otros productos más perjudiciales para la salud. Para otros, esta ambrosía sigue siendo un nexo con su infancia o con la tradición. Cuestión de gustos. 

– No se tiene constancia de su evolución. El desconocimiento es tremendo y no pocas personas piensan que se trata de más de lo mismo. Este lastre es demasiado pesado para cambiar la forma de pensar de los que siguen viviendo en la ignorancia. 

Este alimento ha evolucionado con acierto y ha sabido modernizarse con naturalidad. El resultado de este cambio se puede comprobar en una tienda especializada. Resulta sencillo encontrar ingredientes como la remolacha, la zanahoria morada, el tomate rosa de Barbastro, la cebolla, la aceituna y similares que le ayudarán a darle esa pincelada de sabor tan necesaria para enriquecer sus platos. 

Si se prefiere, se puede apostar por las de fruta. A las clásicas de fresa o de naranja se le añaden otras como la de higos, la de limón con jengibre, la de cereza, la de melocotón, la de manzana y kiwi, la de limón al peppermint o la de frutos rojos. Resulta importante subrayar que algunas de estas opciones están elaboradas con sirope de agave, por lo que se convierten en alimentos que pueden ser degustados por personas que estén llevando a cabo una dieta de adelgazamiento. 

Además, es muy adecuado no caer en el error de pensar que se trata solo de un dulce o de un mero complemento. La combinación de ingredientes, su textura y su facilidad para aportar sabor a todo tipo de recetas son factores inherentes a un artículo que está alcanzando, por derecho propio, unas cotas de popularidad más que merecidas. 

La mermelada es, por lo tanto, un alimento completo que puede ser degustado en cualquier momento del día. Por su aporte nutricional, por su sabor y por ser un alimento tradicional que se ha adaptado a los nuevos tiempos merece toda su atención. 

(Fuente:Manduka – Piluka)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba